Envíos a todo el mundo - dispositivos pránicos

Raquel "Nuestra Tarotista"

Raquel, Tarotista

Como abrace mi don


Hola cariñetes! Soy Raquel, practico el tarot terapéutico evolutivo, es un tarot especial que proporciona al consultante la información necesaria en ese preciso momento para sanar, bien sea una situación por la que preguntas o tu persona. Es cómo una foto instantánea, una captura, que hace el universo sobre lo que estás preguntando incluyendo todas las versiones de cada participante en esa historia, tu historia...

Soy medium, tengo videncia de nacimiento, me viene dada a través de mis ancestros. Pero no todo fue un camino de rosas hasta llegar aquí…

Desperté temprano, siendo una niña de 7 u 8 años ya buscaba la compañía de la abuelita de una amiguita en mi pueblo que me enseñaba oraciones especiales para rezar entre otras muchas cosas. Esta anciana me transmitió a mi lo que no pudo transmitir a su nieta por falta de interés en estos temas. Hoy en día, todavía conservo una preciosa oración, muy efectiva, escrita con mi letra de niña, que guardo como un tesoro, agradecida por este maravilloso legado.

Cuando me tropecé con el tarot y las cartas, era una época de mi vida en la que todas estas artes adivinatorias no estaban muy aceptadas por el entorno social. Así que lo mantuve como un hobby oculto mucho tiempo para mis seres queridos. Seguí dejándome llevar por la vorágine de la vida, estudiando y trabajando, y en muchas ocasiones arrinconé las cartas para luego volver a ellas. Mi relación con el tarot era un vaivén, aunque me apasionaba y era un imán que siempre me atraía.

Cuando forme mi familia y tuve a mis dos hijos, una niña y un niño, no paré en mi empeño de aumentar mi conocimiento en todos estos temas que me llamaban. Hice muchos cursos de todo tipo, numerología, péndulo, meditación… y por supuesto de tarot. Ahí es donde comencé a ser consciente de que tenía un don, que no era un juego, que era algo real practicando en clase. Es necesaria la formación especializada y practicar el aprendizaje en cualquier disciplina, esta también. Lo que me resulto asombroso es lo rápido que pasaban las horas haciendo lo que de verdad me gustaba, no era consciente del paso del tiempo y en lugar de estar cansada, me sentía plena y llena de energía, recargada. Esta es una de las cosas que tu maravilloso don puede hacer por ti, sea cuál sea, allí dónde el tiempo se detiene y tu corazón se abre como una flor, es dónde has de poner tu atención y tu intención. Dedicarle una gran parte de tu vida te llenará de felicidad.
Cuanto más aprendía, más quería saber y me daba cuenta cuanto me faltaba, así que seguía, como una hormiguita paso a paso, acumulando conocimiento y experiencias.

Pronto me decidí a probar en el mundo real, al menos ir tanteando a ver que pasaba, con mis allegados al principio, con los conocidos y cercanos a la comunidad después. Y aunque el resultado fue bueno, yo tenía mis reservas. Mis dudas, si lo haré bien, si en verdad les ayudo, si me aceptaran o comprenderán lo que hago. De hecho, me embarque en esta aventura con paso vacilante y no las tenía todas conmigo, pero yo seguía. En muchas ocasiones, la vida y sus dificultades me alejaban de este “hobby” y había rachas en que lo abandonaba. En parte por la falta de tiempo, y en parte por mi propia inseguridad y el miedo a no hacerlo bien. Como decía Spiderman, un gran poder conlleva una gran responsabilidad, y así es. Fue una etapa en la que emplear el don se volvió incomodo, costoso, y preferí no mostrarlo, sólo atendía a aquellas personas que ya venían recomendadas de parte de mi entorno y por el boca a boca más próximo, pues yo lo ocultaba al resto del mundo.

No aceptar el don con el que naciste hace que tus otros proyectos profesionales no sean todo lo estables y duraderos que tu quisieras, pues el universo va a desafiarte continuamente para que dejes de invertir tiempo en eso y te vuelques en tu misión con el mundo, a lo que viniste. Yo soy cocinera y me encanta, pero nunca logré establecerme como quería aunque tuve muchas oportunidades. Muchos proyectos se venían abajo por unas circunstancias u otras. Todo lo que conseguía era temporal…. Hasta que el universo obtuvo un compromiso en firme por mi parte. Hasta que acepte mi don y acepte difundir el mensaje que se me entrega para ayudar a otros y acepte difundirlo. En ese momento fue cuando los caminos económicos y profesionales se desbloquearon y se abrieron paso ante mi.

Y como conseguí comprometerme con el don? Fue de forma gradual, he de decir que cuando yo canalizo el mensaje, después no recuerdo la información que he entregado, lo cuál dificulta el ganar seguridad en la fiabilidad del don. Tuve la suerte de ir encontrando personas que me devolvían un feedback positivo después de las consultas, explicando con detalle que similitudes había entre mi visión a través de las cartas y la realidad, pasada, presente o futura. Eso me fue envalentonando y ayudándome a creer en mi. Yo maduraba y mi don conmigo. Mi área de influencia aumentó, y mi popularidad entre las amistades de mis amistades también.

Ayudando a las personas viví experiencias muy intensas que disiparon mis dudas respecto al otro lado y de donde provenía mi información y porque era necesaria. Me sentí parte esencial de un todo, cuanto más ayudaba más quería ayudar, y mi don se retroalimentaba. Mi don cobró sentido como misión y parte fundamental en mi vida de lo que vine a hacer aquí, sanar a los demás.

Por todo ello he de animarte a desarrollar tu don, para que alcances una vida plena, haciendo aquello para lo que viniste. Estoy aquí para ayudarte con mi templanza y mi bondad.

Nunca dejes de ser luz, te necesitamos
Con todo el cariño del mundo, Raquel.